martes, 2 de septiembre de 2008

Un cuento mágico para niños

LOS SAPOS

Cierto día de verano un sapo dijo a su compañero: -"Temo que la gente que vive en aquella casa de la costa esté molesta por nuestro canto" - Y su compañero le respondió: -"Bueno, ¿acaso no nos molestan ellos con sus conversaciones durante nuestro silencio diurno? - El sapo dijo: - "No olvidemos que a veces cantamos demasiado fuerte por la noche". Y su amigo le respondió: "No olvidemos que ellos charlan y gritan mucho más durante el día.

Dijo entonces el sapo:"Y, qué hay del esfuerzo que molesta a todo el vecindario con su croar prohibido por Dios”.
Y su amigo replicó: "Más, ¿qué me dices del político y el sacerdote y el científico que llegan a estas cosa y pueblan el aire con sus ruidosos y arrítmicos sonidos?

Y su compañero le dijo: “Muy bien estoy de acuerdo: Veamos qué nos trae después tu generoso corazón”. Aquella noche los sapos callaron y permanecieron en silenciosos, la noche siguiente y nuevamente la tercera noche. Y, aunque difícil de relatar, la mujer charlatana que vivía en la casa junto al lago bajó para el desayuno al tercer día y grito a su marido: “No he dormido estas tres noches. Me sentía segura durmiendo con el canto de los sapos en mis oídos. Pero algo debe haber sucedido. Pues, no han cantado por tres noches; y estoy medio loca por falta de sueño”.

El sapo oyó esto, y, volviéndose hacia su compañero, dijo guiñando un ojo: “Y nosotros casi enloquecemos por nuestro silencio, ¿no es cierto?” Y su compañero respondió: “Si el silencio de la noche pesaba para nosotros. Y ahora me doy cuenta de que no es necesario cesar nuestro canto por la comodidad de aquellos que necesitan llenar su vacio con ruidos”.

Y aquella noche la luna no reclamó vanamente sus ritmos ni las estrellas sus rimas.

Autor: Gigran Khali Gibran
Cuento extraído del Vagabundo

0 comentarios: